viernes, 22 de septiembre de 2006

Geografía íntima

Volver a escuchar llover después de más de seis meses sin hacerlo es una sensación extraña. Simbólicamente parece como si ya este fuera el carpetazo definitivo para el verano, la constatación física y administrativa de que se acabó todo aquello. Siento una tristeza que lleva aparejada una dosis de alegría, aunque pueda parecer contradictorio. Con la intención de amortiguar ese vacío, ahora pongo todo mi empeño en empezar nuevas estructuras, nuevas ideas que mantengan mi cabeza caliente, a la expectativa. Empiezo a horadar montañas de nuevo, para seguir abriendo carreteras, desplegando puentes y creando ciudades de aldeas que eran sólo núcleos emergentes. Está cambiando mi geografía personal, lo sé y lo potencio. A veces siento como si redactar las notas de este blog no fuera sino estar haciendo mi cartografía personal. Lo mejor es cuando me toca representar las curvas de nivel. No me conformo con unas normales, exijo que sean así, de nivel...
Acabé de leer El testigo, de Juan Villoro. Me pareció muy llamativo el estilo de este autor hispanoamericano. La estructura narrativa era bastante atrayente, y los personajes estaban muy bien dibujados. Cada vez más, la generación de escritores hispanoamericanos que engloba a gente como este autor, o Bolaño, Ricardo Piglia, Sergio Pitol, Rodrigo Fresán, Pedro Juan Gutiérrez me parecen mas atrayentes. Sin lugar a dudas, estoy convencido de que lo mejor que se hace actualmente en literatura en español está entre sus páginas. También me hice con la revista de poesía Hache, editada en Murcia. Encontré con autores del todo desconocidos para mí pero que creo que a partir de ahora dejarán de serlo. Empiezo ahora a leer otro libro de mi admirado Raymond Carver, De que hablamos cuando hablamos de amor. En poesía, le hinco el diente a La canción del antílope, de Andrés Neumann. Miro hacia la estantería y veo que todavía quedan libros del verano sin leer. Me parecen marcapáginas que intentan recordarme aquellos días de dolce farniente.
Sigo mirando en tu dirección, esperando que otra vez volvamos a incendiarnos.

8 Comments:

Blogger Javier López Clemente said...

Carver, nunca me decido con Carver. Tengo sus libros a mano, todavía dentro de la bolsa de la librería, están ahí pero nunca me decido, ¿me aconsejas algún relato, algún libro?

23 septiembre, 2006 06:30  
Blogger maite said...

gracias...me haces pensar mucho...y también sonreir, emocionarme, tus notas tienen potente imán, que envidia!!!

23 septiembre, 2006 10:46  
Blogger Paula said...

Esa última frase...

Tiene tanta fuerza que casi se ven las chispas

23 septiembre, 2006 10:49  
Anonymous Danidevito said...

Tu primer párrafo me ha llamado mucho la atención, quizá el nick que empleo para escribir en mi propio blog lo explique un poco.
El segundo, en cambio, me ha parecido una llamada de atención e un doble sentido: anoto como una tarea pendiente averiguar algo más de esos autores que citas, a ser posible para catarlos; pero en efecto, la cola es larga, y en la estantería aguardan ya muchos, y no sólo del verano.
Por último: nunca me ha gustado meterme donde no me llaman, ni siquiera preguntar demasiado ni a amigos ni a hermanos, pero ello no quita para que siempre deseara que les fuera lo mejor posible.

23 septiembre, 2006 16:00  
Anonymous Danidevito said...

Por cierto, yo soy prácticamente incapaz de alternar varias lecturas a la vez. Sólo con un libro tengo problemas para acordarme de lo que estaba leyendo cada vez que retomo una lectura :-)

23 septiembre, 2006 17:11  
Blogger maite said...

dani yo también, los libros de uno en uno.
hola detective eres un fenómeno literario, te dedicas a ello profesionalmente? puedes no responder...
un beso

23 septiembre, 2006 20:19  
Blogger El detective amaestrado said...

No, Maite, mi trabajo no tiene mucho que ver con la escritura, que mas quisiera yo...Gracias por vuestros comentarios tan alentadores, haceis que me sonroje cuando los leo. Creo que tenéis una demasiado alta estima de mis textos, son solo el fruto de múltiples digestiones, ya sean literarias, vitales o fruto de mi mente calenturienta. En todo caso, aunque no lo diga muy a menudo, gracias mil por haceros habituales de este lugar...

23 septiembre, 2006 21:26  
Blogger desconvencida said...

Javier, ¡ataca a los libros de Carver! Empieza por cualquiera de ellos, por cualquier relato suelto, ¡no te decepcionarán! Yo he releido el que ahora ocupa al detective este mismo verano y me volvió a atrapar esa forma de escribir, es realmente especial, te sorprende contínuamente...

25 septiembre, 2006 12:39  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.