jueves, 29 de junio de 2006

Marías

"No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola de su propio padre, que estaba en el comedor con parte de la familia y tres invitados". Este arrebatador inicio de la novela Corazón tan blanco de Javier Marías tiene todos los ingredientes que debe tener para mí un relato, a saber, causar curiosidad en el lector, hablarle con familiaridad de aspectos aún novedosos para él, situar un hecho irreversible al inicio. Aunque he leído mas libros de él, todos a una altura impresionante, he de reconocer que este arranque sigue poniéndome los pelos de punta. Además, los que somos fieles seguidores de su columna en El País semanal estamos de permanente enhorabuena con sus cáusticos análisis de la realidad mas inmediata, aportando siempre puntos de vista novedosos, salpicados de una fina ironía ya poco común por estos lares. Y, gracias a Dios, con una dosis de mala leche e incorreción política que lo hacen, a mis ojos, mas admirable aún si cabe. Por eso, mi alegría es limpia, fija y da esplendor cuando veo que pasa a formar parte de la Real Academia. Dando pasos así, nos aseguramos de que la Academia sí, empieza a ser bastante real (y no me refiero monárquicamente). Igual tenemos suerte y el grueso del personal, al verlo en el telediario esta noche, empieza a darse cuenta de que existe otra academia aparte de la de Operación Triunfo, y que allí cuidan uno de los tesoros mas importantes que tenemos, las palabras. Me alineo descaradamente con los que defienden tan venerable institución, y desdeño los apelativos de casposa con que se la suele calificar.
¿Han pensado alguna vez que, ubicando en un orden determinado las palabras que están contenidas en el Diccionario de la Real Academia, se pueden escribir todos los libros? También, claro está, sentencias judiciales, notas de abandono, mails rezumantes de amor, tasaciones de viviendas, incluso entradas absurdas en cualquier blog.
Las palabras son piezas de Lego. Ensámblalas como las sientas.

4 Comments:

Blogger pies diminutos said...

Este comienzo de novela es uno de mis preferidos de toda la literatura universal. Es perfecto.

08 septiembre, 2006 12:06  
Blogger LE MOSQUITO said...

Andaba dando un garbeo por aquí para empaparme de todasss tus entradas, y encuentro que la primera (creo) está dedicada a Marías. En un primer momento pensé que iba a leer una historia sobre galletas asesinas, o sobre asignaturas asesinas, o sobre plantas verdes... Joer: qué bueno éste artículo sobre Marías. La Mosquita y yo seguimos sus novelas, y sus escritos en El País, temerosos de que cualquier día nos lo asesinen (que obsesión).
No te canso más.
¡Ah! Seguiré con el garbeo otro día, ahora voy a incluír un foto- enlace a este blog asesino de convenciones en una tontería de directorio que aún está sin inaugurar:
http//mosquiblogs.blogspot.com

20 enero, 2007 17:12  
Anonymous Claudia said...

PERFECTO. pero usted es mejor que Marías...

06 diciembre, 2007 10:56  
Anonymous Anónimo said...

My home computer is hooked up to a router. I would like to have access to my home computer's webcam through my work computer. . My home computer is hooked up through a DSL modem and is always on.. My work computer obviously has access to the Internet..
[url=http://www.bapostas.com/]bwin[/url] [url=http://2013bettin.com]bet365[/url]
[url=http://win-bonus-hu.com/]bwin[/url] [url=http://bonuskr.com/]bet365[/url]

12 mayo, 2013 00:18  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.