domingo, 19 de noviembre de 2006

Maniobras de guerra

Hay quien se plantea sus relaciones personales en general, y las afectivas en particular, como un permanente movimiento de tropas. Todo es reducible a una cuestión de estrategia militar. Tú haces, yo hago, tu despliegas un destacamento en esta frontera, yo establezco un campamento al lado contrario. Las maniobras envolventes que conocen son las que aparecen en los tratados bélicos de Napoleón, y no las que procederían en instantes de intimidad. Conquistar adquiere un matiz histórico, al que en ocasiones solo falta un notario que dé fe de haber hecho suyo el territorio. Las maniobras nocturnas tienen un significado claramente diferenciado a lo que procedería en los encuentros amatorios. No hay lugar para las maniobras orquestales en la oscuridad.
No concibo convertirme en un partisano para mantener posiciones ventajosas en el corazón de nadie. Solo admito capturar rehenes si tú y yo llegamos a la lucha cuerpo a cuerpo. Prometo rendirme a la primera, descuida. Confía en mi buen hacer, aunque me veas todavía empuñando el fusil. Estoy acostumbrado a estar armado cuando estás cerca. No vine a hacerte daño.
No quiero enterrar el hacha de guera, no quiero firmar armisticios. No envíes emisarios con mensajes de buena voluntad. No llames a consulta a tus embajadores. No facultes a ministros plenipotenciarios para que acudan a sofocar los conflictos. Sólo nosotros sabemos cuales son las vías diplomáticas para solventar los desencuentros. En estos tiempos de multiculturalidad en los que tan bien hemos aprendido a manejarnos, resultaría extraño que no fuésemos capaces de entendernos.
Cambiemos el búnker por un soleado apartamento, la única trinchera en la que quiero verme está en tu territorio. Vete preparándolo todo, funda una ONG para este futuro refugiado que seré.
Quiero ser el desertor que abandonó a su ejército para pasarse al otro lado, que eres tú, porque nunca fuiste el enemigo.

28 Comments:

Blogger kamala said...

Yo también. Sobre todo porque soy una pésima estratega.

19 noviembre, 2006 19:14  
Blogger India Ning said...

Se cierra el telón, Mía Moore se pone en pie y aplaude a rabiar. Nunca las historias bélicas le resultaron tan hermosas.

Plas, plas, plas!

19 noviembre, 2006 19:32  
Blogger Valeria said...

No me sorprende, de "un pacifista convicto y confeso como tú..."
Seguro que tus rehenes tendrán un trato exquisito.

Un beso, detective.

19 noviembre, 2006 19:33  
Anonymous Anónimo said...

las relaciones personales son tan parecidas a la guerra...no por la lucha pero muchas veces por la planificacion de estrategias inutiles.

19 noviembre, 2006 20:23  
Anonymous Anónimo said...

holis por aca visitandote, muy buen blog, te dejo un beso desde buenos aires!!

19 noviembre, 2006 21:29  
Anonymous Anónimo said...

Es cierto que nos complicamos la vida en las relaciones. Mi madre siempre me advertía que era excesivamente condescendiente con mis novios pero no lo he podido evitar nunca. Si estoy enamorada lo demuestro aunque la estrategia de conquista esgrima que hay que hacerse la dura. No sé, lo siento. Si me hago la dura, no hay estrategia que valga...es que estoy hasta el moño del partenaire

19 noviembre, 2006 21:58  
Blogger Sintagma in blue said...

si esto es la guerra, que no venga la pazzzzzzz

duduá duduáaa

20 noviembre, 2006 00:00  
Blogger pazzos said...

Sul ponte svento la bandera bianca
Sul ponte svento la bandera bianca


Mi amor es una hazaña belica


Y tantas otras canciones.
Las chicas son guerreras. ¿?. No, esta última es muy mala.

20 noviembre, 2006 00:13  
Blogger Manuel said...

Tus reflexiones siempre son maravillosas, pero tu modo de escribir, es envidiable. Haces que quiera ser parte de tus historias: muchas felicidades, de verdad.

20 noviembre, 2006 00:52  
Blogger Olvido said...

Cuidado con la lencería!! por aquello de la alambrada y el cuerpo a cuerpo;-)
Hasta el próximo parte…quizás un abrazo?

20 noviembre, 2006 06:27  
Blogger conciencia personal said...

Uff, pacifista y yo que soy guerrera. Ja,ja...

..Y que tal voltear al mundo por ese lado razonable, que tal con este afecto de paz, lo volvemos habitable.

Evoco SEDA porque tendremos a Baricco en la Feria Internacional del libro en Guadalajara, México. Le arrancaremos una firma.

Saludos.

20 noviembre, 2006 06:49  
Blogger Princesa said...

Yo, ni idea de estrategias.

Voy a impulsos. Con el tiempo, me he dado cuenta, que no me va tan mal.

Enrique, es un muy buen amigo mío.

20 noviembre, 2006 10:39  
Blogger silversroadnottaken said...

detective... he perdido la batalla... pero no la guerra,.... perdon por la ausencia,, la pena me quito de aqui...ahora queda quitarmela a leches,,, a ganar la guerra

20 noviembre, 2006 12:04  
Anonymous Anónimo said...

felicidades, me ha encantado tu post

20 noviembre, 2006 13:42  
Blogger churra said...

Me gusta eso de desertar y pasarse al otro lado.Empezar la via diplomatica en ese apartamento soleado.
Genial

Besos

20 noviembre, 2006 15:17  
Blogger bebita said...

Tampoco yo valgo para la estrategia. Mi batalla siempre la ganan los impulsos. Qué bonito escribes!!

20 noviembre, 2006 20:34  
Blogger perdidaentrelibros said...

Cuánta verdad y belleza esconden siempre tus palabras, detective. A veces tratamos a nuestra pareja como si fuese nuestro peor enemigo; precisamente porque conocemos sus puntos débiles elegimos atacarle dónde más duele, sin tener en cuenta las consecuencias... Yo también abogo por la deserción en masa en pos de un acercamiento íntimo y diplomático a nuestros respectivos y respectivas... Se lo merecen.
Un saludo

20 noviembre, 2006 23:03  
Blogger Loredana said...

MUCHAS DE MIS CAMPANAS HAN FALLADO.
PERO NUNCA ME RINDO.

20 noviembre, 2006 23:43  
Blogger Sofia said...

Muchas veces jugue ese juego, ahora no me interesa ser maquiabelica, no me interesa hacer calculos: tu me diste, yo te doy, ojo por ojo, diente por diente; me interesa ser sincera, transparente, no medir mis acciones segun las acciones de los demas, ser quien soy sin ser alterada por el entorno, dar por el solo placer del dar...esto es una conviccion mia, lo intento, aun en ocasiones tiendo a la inercia del pasado, a veces me apetece volver a jugar, puede ser divertido, aun busco el equilibrio...

21 noviembre, 2006 03:04  
Blogger María Cielo said...

Báh... Todas las estrategias son terriblemente divertidas. Pero nunca salen como las planeamos. NINGUNA.

21 noviembre, 2006 04:49  
Blogger Paula said...

nunca seguí las estrategias bélicas

nunca usé escudo

nunca nunca le quité anillas a ninguna granada.

Cogí la granada y te preparé una delicia para comer

cogí el escudo y con él hice una palanca en tu puerta

cogí tus estrategias, y te enseñé a no planificar

21 noviembre, 2006 13:39  
Blogger silversroadnottaken said...

pues a ver si nos cuzamos en la playa... mil gracias

21 noviembre, 2006 13:57  
Blogger maestra en prácticas said...

uffff detective me desarmo ante tí; menudo post...con esas palabras derribarías las más complicadas estrategias, claro que eso sería una estrategia en sí...no tengo palabras, solo emociones...has conseguido que vuele mi imaginación
felicidades

21 noviembre, 2006 17:14  
Blogger pies diminutos said...

¡A sus órdenes, mi general!

21 noviembre, 2006 17:49  
Blogger nancicomansi said...

Yo , en eso soy como PRINCESA, las estrategias no van conmigo. No me parece "ético" calcular los afectos...

21 noviembre, 2006 18:05  
Blogger Tamaruca said...

Algo malo tenía que tener ser pacifista. O no.

:)

21 noviembre, 2006 19:08  
Blogger txe said...

el amor es un juego o una guerra. Una mierda.

saludos

21 noviembre, 2006 19:29  
Blogger Luzbel Guerrero said...

Muy bueno Sr. detective, ha rastreado Ud. convenientemente las frases apropiadas, ha engarzado las piezas con maestría y le ha quedado redondito.
Aunque yo prefiera el Infierno, reconozco que su post es un canto al amor que se escucha esperanzadamente. Buenas noches.

22 noviembre, 2006 01:02  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.