lunes, 13 de noviembre de 2006

La realidad como artefacto

Aún recuerdo aquel consejo, espetado a bocajarro por el juez: "No vuelva a leerle un poema si no es en presencia de su abogado. Le recuerdo que cada verso que esgrima podrá ser utilizado en su contra".
En ocasiones nos damos de frente con la realidad, justo cuando mejor parece que nos iba en nuestro mundo a medida. Conviene en ese punto relativizar las percepciones, pues tendemos a asociar la idea del mundo que nos rodea como una simple proyección de nuestro estado de ánimo, y no es así. Los atardeceres no son bellos porque nos guste admirarlos. Son así.
Uno de los deportes que mas me gusta practicar es el submarinismo de interior. Entrar dentro de mí, a pulmón libre, sin botellas de oxígeno. A veces me zambullo y me doy cuenta que estoy en un acuario, mínimo pero artificialmente acogedor. Otras, en cambio, estoy en una piscina, algo mas a mis anchas pero sin vida que observar. Cuando más a gusto estoy es cuando me tiro y descubro el océano, y buceando veo peces, cadenas de coral. También restos de buques hundidos y, en ocasiones, detritus y restos no tan agradables. No por eso voy a dejar de practicar la inmersión en mis aguas.
Me he visto buscando palabras que se dirigían a mí, no en el diccionario, sino en un tratado de balística; clasificándolas no por la cantidad de sílabas que llevan o el acento sino por el calibre al que pertenecían.
Alguna vez he visto a alguien desnudarse delante, y he notado, con mal disimulada sorpresa, que su ropa interior era de púas de espino, y que le servía de alambrada.
La realidad está puesta ahí para que a veces nos la topemos de bruces . Es una canalla con la que hay que aprender a convivir, no es aconsejable modificar nuestro modus operandi para tratar de acoplarnos a ella. Aceptemos las curvas de la carretera como parte del camino, el zigzag nos hace estar mas atentos. Casi casi como las curvas en las que no nos importa detenernos en el arcén para mejor disfrutar de su sinuosidad.
Eres el necesario artefacto de la realidad. No eres el semáforo que marca colores que inducen a accciones. Eres el motor que lo anima. El motor grande.

22 Comments:

Blogger pazzos said...

Por tus delirios deduzco que empiezas a padecer la narcosis de las profundidades, la fascinación del Gran Azul. Tú no te hundas.

13 noviembre, 2006 23:35  
Blogger Manuel said...

Yo también practico ese deporte, es sano y te hace estar muy despejado cuando sales al aire libre. Tus reflexiones, son fantásticas.

13 noviembre, 2006 23:59  
Blogger Sofia said...

¿tendemos a asociar la idea del mundo que nos rodea como una simple proyección de nuestro estado de ánimo? creo que tienes toda la razon, este texto tuyo me a encantado,mi favorito, existencialismo puro para mi...
vivo cerca del océano
y durante la noche
buceo en él
hasta el fondo
por debajo de todas las corrientes
y suelto mi ancla
aquí es donde me quedaré
éste es mi hogar...

14 noviembre, 2006 02:25  
Blogger Olvido said...

En lugar de 'alambrada' he leido 'almadraba' y me he quedado en esa imagen. Ha sido brutal.
Buen día

14 noviembre, 2006 06:20  
Blogger India Ning said...

A menudo, cuando se hace necesaria una introspección, me subo al viejo batiscafo que heredé de mi abuela y... glu, lu, glu. Directa al fondo. Según la temporada y la temperatura del océano, me encuentro pulpos, anclas oxidadas, buzos perdidos o bancos de sardinas. Y suelo sacar provecho de la inmersión, son necesarias para volver a la superficie con las energías renovadas y un punto de vista distinto.

Estupendo Detective!

14 noviembre, 2006 08:50  
Blogger Tamaruca said...

Uhm...

No lo veo tan claro...

¿No podría ser que hubiera tantas realidades como percepciones?

¿Seguro que algo es bello? ¿No será que a alguien le parece bello?

Quizá la realidad sea tan sólo la base: por ejemplo, sabemos que cada 24 horas se produce un atardecer. Punto. Todo lo demás que podamos añadir (bello, cálido, romántico, nostálgico...) ya pertenece a nuestra percepción, ¿no? Necesariamente estamos "acoplados" a ella.

Uf, qué tema tan apasionante para darle vueltas a la cabecita con lo que me gusstaaaaaa!! Aix...

Un besico ;-)

14 noviembre, 2006 09:06  
Blogger Valeria said...

Deberíamos bucear con más frecuencia en nosotros mismos, para conocernos mejor y aprender a discernir las cosas importantes.

Un beso,detective

14 noviembre, 2006 09:51  
Blogger Sintagma in blue said...

¿Será que vivir es saber caminar sobre el filo de una navaja envenenada?

14 noviembre, 2006 10:09  
Blogger maite said...

pues mira tú por donde... me has dado una inyección intra-marina y sub-profunda, me viene estupendo hoy, gracias guapo!!!

14 noviembre, 2006 11:42  
Blogger nancicomansi said...

Me parece que estoy con Tamaruca, que lo que nos rodea ES, se limita a ser, y punto...nosotros lo "adjetivamos",le damos el color que más se adecúa a nuetro estado de ánimo...si lo piensas bien, quizás tenga más ventajas que desventanjas...

14 noviembre, 2006 13:11  
Blogger silversroadnottaken said...

puff detective.. hoy me he pegado yo una leche con mi realidad,, y ha dolido,,, pero bueno sigo creyendo en los sueños y en los deseos...

14 noviembre, 2006 13:26  
Blogger Gubia said...

Mirar hacía nosotros mismo es complicado muchas veces dificil, lo pero no saber nadar dentro del océano porque en el acuario o en la piscina es más fácil.
Un saludo,

14 noviembre, 2006 15:06  
Blogger Porsela said...

Recuerdo un escrito que me mandaron en la Universidad. El profesor anotó: "Muy alegórico. Me gusta."

Yo, después de leer esto te digo: muy alegórico. Me gusta. Y como bien dicen por ahí, además existencialista. Caigo rendida.

14 noviembre, 2006 17:38  
Anonymous Anónimo said...

Yo estoy aprendiendo todavía a bucear. Es un poco dificil y me cuesta mucho, pero cada vez me gusta mas.

14 noviembre, 2006 18:59  
Blogger Paula said...

El último párrafo me deja sobrecogida.

y bueno, creo que la realidad se configura al ser percibida, aunque no discutiría contigo por defender esta idea, te lo aseguro...

Un abrazo oceánico

14 noviembre, 2006 20:35  
Anonymous Anónimo said...

http://elsilencioexiste.blogspot.com/

buen blog. dejo el mio. saludos

14 noviembre, 2006 21:59  
Blogger Liliana said...

És bueno sumergirse en uno mismo. Yo soy Pro-inmersión... pero cuidado con los riesgos q conlleva.

Besos.

14 noviembre, 2006 22:04  
Anonymous raquelferrari said...

La realidad no existe, es solo el eflejo de loq ue se vé desde el fondo de la piscina.
Por eso sin psicina, no hay realidad, creo que no hay que tener miedo a sumergirse, sino todo lo contrario, en todo caso el límite lo marcan los resultados.
un abrazo
Hera

15 noviembre, 2006 14:08  
Blogger ALOMA69 said...

Es muy duro bucear en uno mismo y ver los detritus de los que hablas, aunque es mucho más dura la realidad de la que no podemos escapar aunque lo intentemos.

Saludos!!!

15 noviembre, 2006 14:26  
Blogger Sonia Marcus Gaia said...

artefacto natural como construcción de Dios, bien, de la construcción plástica de los hombres siempre dudaré. por ahora creo que mi objeto esencial es el mar. para recurrir, y recurrirme en sus aguas, único lugar donde caben mis mortales existencialismos.

creo que como canario la sensación debe ser la misma. entrar al mar "a pulmones" para regresar a la orilla y vivir este único espacio que representa el mundo imaginario y completo para un isleño.

saludos desde el caribe,
sonia

15 noviembre, 2006 14:42  
Blogger Francisco Ortiz said...

El calibre de ciertas palabras que nos disparan y que nos aciertan siempre, nos abren agujeros en el alma.

16 noviembre, 2006 19:14  
Blogger Javier López Clemente said...

Me gusta pensar que la realidad esta ahí como coartada para inventar nuevas realidades, las nuestras. Esas en las que la física ni es cuántica, ni científica.

17 noviembre, 2006 14:02  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.