lunes, 17 de julio de 2006

Soy un maquis

Me siento un maquis, soy uno de ellos.
Era de esperar. En estos días de revival de la Guerra Civil, la figura de los maquis por fín empieza a ser reconocida. Lo emblemático de su manera de vivir siempre me resultó atrayente, siempre he pensado que eran de los últimos románticos que habían luchado por algo francamente intangible, algo que se tornaba ferozmente irreal en el momento en que ellos se lanzaban al monte. Tanto su historia, como la de los topos que se enterraban en vida, me resultaron sobrecogedoras. Los topos, como bien explica Manuel Leguineche en su fantástico libro, eran aquellos perdedores del bando republicano que, al finalizar la contienda, quedaban escondidos en sus casas, normalmente tras una falsa pared, o en un escondrijo en un pajar, y así estuvieron décadas. Poco a poco fueron saliendo a la luz, y con ellos toda una historia de renuncias, de desasosiegos como estado de ánimo permanente. El horror en estado puro, más allá de cualquier ideología.
Y yo me encuentro muchas veces sintiéndome un maquis, pero absolutamente desarmado, sin vocación alguna de ataque. Un lamentable maquis al que ya no le queda ni una República que defender, pero que ha hecho del arte de la fuga un modus vivendi. Me siento lanzado al bosque inmenso, sin más conexiones con el resto de mis congéneres que las que me brinda algún comentario fugaz que pillo a contrapelo en un cruce de caminos. Sentirse emboscado también puede ser una elección. Ya saben, si me encuentran en un camino, nada de miedos. Eso sí, les agradecería que, si pasan por el sitio convenido, dejen una botella de vino y algo de comida en el hueco del árbol. Las noches, viviendo en la clandestinidad, se hacen largas.
Les dejo. Oigo pasos. He oído que hay un nuevo destacamento en las inmediaciones.
¿No habrá entre ustedes un soplón, verdad?

3 Comments:

Blogger desconvencida said...

Te juro que no soy una chivata ;).

¿Has visto "Silencio roto" de Montxo Armendáriz? Trata del tema. Lástima de interpretación de Juan Diego Botto, para mi gusto...

17 julio, 2006 22:57  
Blogger El detective amaestrado said...

No,no la ví, pero el otro día en un reportaje de la 2 pusieron alguna escena..

17 julio, 2006 23:56  
Anonymous bufalino said...

La peli me pareció malísima, con todos los topicazos al uso y sin profundizar en nada...
Los mejores libros sobre el tema son el de Secundino Serrano "Maquis" y el de Andrés Trapiello "La noche de los cuatro caminos".

18 julio, 2006 08:47  

Publicar un comentario

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.